UNA VEZ MÁS, UN PADRE IMPLORA POR VER A SU HIJO

576 371 Juan Emilio Mirabustos

Decenas de causas se amontonan en los juzgados de familia, tanto que se han convertido en la deuda más grande que tiene el poder judicial con sus ciudadanos. Moreno no es la excepción, la escasez de Tribunales de esta especie se ha transformado en endémica, especialmente en el conurbano bonaerense; abarrotado de habitantes. Varias localidades, entre ellas la nuestra aguarda la creación de los mismos, para poder contener la andanada de conflictos intra parentales de todo tipo, sobresalen los de índole conyugal, que pujan por la tenencia o manutención de los menores a cargo.

El caso que vamos a relatar se encuadra en lo expuesto renglones arriba. Se trata de una ex pareja, en la cual el hijo ha quedado a cargo de su madre y no permite que vea a su progenitor porque no está conforme con el dinero que este le transfiere.

Y a partir de aquí una batería de artimañas por parte de la mujer para evitar que el niño vea a su padre. Desde falsas denuncias por hostigamiento en la comisaria de la mujer (incorrectamente tomadas por el personal policial), hasta perimetrales mal emplazadas por la misma dependencia. Se agregan, la incomunicación telefónica y la excesiva persistencia sobre el niño, para que tenga el menor contacto posible con su papa.

El caso de Gustavo Odato, lo ha tomado el estudio de los Doctores Senucian/ Portillo y ella en persona se ocupa del mismo, debido a la gran disparidad de fuerzas que observa, entre el Estado; que tiene la única misión de impartir justica, y el damnificado.

La defensa rápidamente contrarresta las medidas de la demandante, apelando la restricción perimetral al domicilio del menor por parte Odato, (por infundadas) para luego efectuar la denuncia correspondiente por impedimento de acercamiento. Gustavo perdió contacto con su hijo en octubre de 2021 y en este momento se encuentra inmerso en una gran depresión.

Resta saber si la ex concubina y madre del menor, (J.M) se vale de alguna influencia, para conseguir que les tomen las denuncias en tiempo record y sin la debida constatación de los hechos.

Se cuentan por decenas los casos como este, en donde se rompe el vínculo padre-hijo, causando un perjuicio irreparable y la justicia que permanece con la venda en un solo ojo, es la primera que debe dar respuesta a los ciudadanos muy a pesar de la lenta y pesada burocracia judicial.

Dejá tu Comentario

Your email address will not be published.