Posts Tagged :

izquierda

#SOSCuba: EL BRUTAL HILO DE UNA ARGENTINA QUE FUE TURISTA EN LA ISLA Y DE CUBANOS CLAMANDO LIBERTAD

739 415 MORENO ES LO QUE HAY

No todo fue ver triunfar a la Selección como si se hubieran recuperado las Malvinas de nuevo. No todo fue la desesperación del peronismo por la foto con el equipo campeón de América frente a los golazos políticos que uno tras otro está dando una oposición que de a poco se rearma de cara a las elecciones más importantes en años de democracia argentina. En todo el mundo la pandemia provocada por el mayor virus de la historia contemporánea está, ahora sí, desnudando a muchos reyes que parecían intocables.

Cuba, la isla comunista por excelencia, el último páramo del régimen más inútil y vetusto de la historia reciente junto a Corea del Norte y Venezuela, está viviendo horas cruciales con manifestaciones en casi todos los puntos principales del país. Así es también el contraataque de la dictadura que comenzó hace ya más de 6 décadas, prometiendo libertad y coso, tras derrocar a Fulgencio Batista en los años 50. Ya empezaron a aparecer los mercenarios del castrismo a reprimir y a cortar todo tipo de comunicación. Así y todo, como sea, los cubanos que quieren de una buena vez “patria y vida” siguen caminando por las calles, clamando que tantos años de auto-bloqueo al mundo, se acabe de una vez. Todo es cuesta arriba; están solos ante un monstruo lleno de balas por descargar.

LaTanaOriginal es una tuitera argentina que ya ha ido varias veces a la isla, mayormente con fines turísticos, pero no se quedó encerrada en esa nube de gases hecha para los turistas. A través de un “hilo” en la red social, empezó a contar sobre la cruda realidad de la isla caribeña. Un verdadero callejón sin salida donde la única forma de escapar es en balsa esquivando tiburones.

El 30 de mayo comenzó a escribir: “¿Quieren discutir sobre medicina cubana o sobre condiciones de vida en Cuba y conocen Cuba? Los espero.

1- El mito de la medicina cubana: tienen una alta tasa de médicos per cápita; es gratis y es la única manera de trabajar en contacto con turistas. Hay cardiólogos vendiendo pulseras, siendo camareros, etc. En mi primer viaje en 2001, el canal de tv anunciaba “Cura para la hepatitis C”. Me quedo mirando. Era Interferón, usado en el mundo desde 1980 aproximadamente. Desde ya que, si vivís en Cuba y ves solo los dos canales del estado (no hay otros), creés que descubrieron una droga para curar la hepatitis C. No, no existe tal droga cubana.

En mi primer viaje descubrí el comunismo. Puro y duro. Unos 50 hombres sentados mirando una TV de 20 pulgadas con el único canal que les dejan ver. Programas infantiles donde hablaban de Fidel todo el tiempo. Mentiras flagrantes y burdas, que sólo el que no ve otra cosa puede creer.

Fui al Tropicana, como todo turista. Vi bailarines del mejor ballet que tienen, del que facturan, con los zapatos agujereados y las medias cosidas. Le pedí unos datos a una coreógrafa; en mi siguiente viaje llevé 30 pares de zapatos. Casi me detienen por ingresar UNA DONACIÓN.

2- La educación: los niños van a la escuela con uniforme (creí que era una escuela privada); se los da el gobierno al inicio de clases y tienen que DEVOLVERLO al finalizar el año. Si en un año te crecen los pies, mala suerte. Una señora me corrió una cuadra para cambiarme un mantel por una gomita de pelo de esas baratas que compramos acá por dos mangos. Allá no había. Ni siquiera elástico y cinta para hacer moños en el pelo. Ni pomada para el calzado, cosas obvias para nosotros. Después del horario escolar los niños TRABAJAN EN EL CAMPO PARA PAGARLO. A esa señora que me queria cambiar un mantel por una gomita de pelo, se la llevaban dos de los miles de tipos del gobierno que están por todos lados vigilando todo. Arrastrándola como si fuera un delincuente. Intervine. Casi fue mi segundo problema con la autoridad en Cuba.

En el mismo día, en Santa Clara, cinco o seis mujeres me dieron papelitos, no vendían ni pedían. El papelito decía sus datos y POR FAVOR, ESCRÍBAME UNA CARTA PARA QUE VAYA A TRABAJAR A SU PAÍS PARA QUE ME DEJEN SALIR. Una persona poniendo su vida en manos de otra, desconocida.

Tres autoridades del aeropuerto se pasaban mi pasaporte de mano en mano con cara de duda: tenía una funda plateada con alas, de Victoria’s Secret y ellos no entendían bien que no era parte del documento, sino una funda. Nunca habían visto un artículo similar y era SOSPECHOSO.

En una callecita de La Habana, mi ex estaba sacando fotos, yo sacaba por otro lado, se aleja y lo rodean mujeres. Me acerco, una me ve y se pone a llorar pidiendo disculpas, que no sabía que estaba conmigo, que por favor no diga nada. LE ESTABAN OFRECIENDO NIÑAS MENORES.

En el primer viaje entendí muy bien por qué un hotel 5 estrellas te ponía un solo jabón para toda la estadía: NO TIENEN. Tampoco te dan una birome para completar el check-in. El azúcar es un día rusa, al otro española, y así como la manteca, de distintos países porque NO PRODUCEN.

Ingenua, le pregunté al guía ¿y si quiero venir a vivir acá, puedo comprar una casa? Las casas son del gobierno; no se venden, se otorgan, donde el gobierno disponga, pueden ser a compartir con otras familias si tienen habitaciones libres. Nadie puede comprar ni vender, como acá.

En el primer viaje supe que había tres monedas: CUC (cubano), cubano convertible, y euros que usábamos los turistas. También circula el dólar, solo en el mercado clandestino en el que un camarero puede recibir una propina y con eso comprarle a un turista UN JEAN, por ejemplo.

Los habitantes de la isla que no tienen contacto con turistas, simplemente no pueden comprar (tampoco hay dónde), viven de alimentos que les da el gobierno, y trabajan TODOS PARA EL ESTADO. Del primero al último: azafatas, pilotos, maestros, médicos, todos trabajan para el estado.

Fui a un shopping (estatal, obviamente) y vi un local de joyas, quedado en 1950. Vendían Rolex, cuatro mujeres en ojotas, mal vestidas, con medias cosidas mil veces. Como en un municipio pobre. Gráficas quemadas por el sol, arena en el piso. En un local de Rolex.

Un día vi una larga fila de gente, y en una cosa similar a un refugio de colectivos, sin paredes, sólo techo y columnas de cemento, paraba un camión (sin caja fría) y bajaban con unos cajones de madera (al sol) con pedazos de carne que la gente se llevaba en sus manos.

Esa es la forma que tienen de tener alimentos, los reparte el estado. ¿Y si uno siembra su huerta?, pregunté. Es del estado, lo que coseches se lo llevan, por eso nadie siembra nada, ni se molesta en producir NADA. No existe la propiedad privada ni el acto de comprar/vender.

Los escasos locales son para los turistas. Los cubanos no compran porque prácticamente no usan dinero. En un free shop vi una empleada acomodando preciosamente una fila prolija de SHAMPOO SEDAL. Tenían eso a la venta, CDs de salsa, habanos y ron, eso es todo. Nadie les vende nada.

En el primer viaje mi ex me dice “le voy a dar una buena propina al camarero así nos atiende bien” Le dio cien euros. Al otro dia el señor sabía que yo tomaba café doble no tan fuerte y él, Decaf. Charlando le preguntamos cuánto ganaba al mes: 25 euros. Le saqué una foto y le pedí su mail para mandársela. No tenía, no sabía que era eso. Era gastroenterólogo. Se consideraba privilegiado porque podía trabajar en turismo. Del hotel los llevan a sus casas y nuevamente al trabajo, bien vigilados para que no se roben comida de los hoteles para sus familias.

¿Internet en el hotel? 50 euros la media hora, velocidad dial up. Dato: no se podia ingresar a Hotmail ni a ningún sitio que fuera de EEUU, directamente banneado del buscador. Ni siquiera los turistas, pagando, podían acceder a información que no fuera del gobierno.

En mi último viaje (2011) vi con mis propios ojos cómo bajaron a un matrimonio mayor de españoles, y los dejaron llorando afuera del vuelo, en la pista. Sus dos lugares fueron ocupados por tipos del servicio, de bigote, pelo con gomina y Rayban negros, chinos. Sin explicaciones.

La cantidad de cosas atroces que ví se están agolpando en este momento en mi cabeza. En Cuba no hay basura en las calles, como acá, que en los lugares pobres hay basura y perros callejeros. En Cuba no hay basura, ¿se entiende? Nadie produce basura porque no tiene nada que tirar.

La poca comida que tienen, se las da el gobierno; es un poco de carne al mes, arroz y frijoles (porotos), no hay envases, ni botellas, ni cajas, ni envoltorios. Los únicos que producen basura son los hoteles. La única vez que vi un perro, estaba trabajando: lo usaban para vender fotos. Un perro salchicha con una camisita; te podías sacar una foto a cambio de dinero. Para los cubanos, tener una mascota es un lujo capitalista, porque consume alimentos y no produce nada. Nunca vi un niño con un juguete; ni una juguetería, por ejemplo.

En un viaje intenté comprar luego de una escala, desodorante y protector solar que habían quedado olvidados en otro hotel. Había. Bien. Vencidos hace cinco años. Mal. Lo digo siempre: lo peor de Cuba no es la pobreza, que es extrema, sino la opresión y la dictadura, que es peor.

En un restaurante del hotel de La Habana, pedi una pasta y eran fideos secos (pensé que no podía estar en mal estado): tenía gorgojos. Lo poco que tienen, es para el turismo; casi ningún país les vende nada, y sólo producen ron y habanos: El mantenimiento de las construcciones, de 1950.

Los cubanos no pueden ir a la playa. Muchos se mueren sin conocer el mar, porque el mar es lo único que tienen para los turistas y los cubanos no pueden ir a las playas a las que va el turismo. Por otro lado, según ellos, no necesitan.

No, tampoco se puede decir que sos homosexual. Tampoco podés tener una pareja de tu mismo sexo. Mucho menos que te vean. Ni hablar de oponerte al régimen. Si por tratar de cambiar un mantel por una colita de pelo se la llevaron arrastrando, imaginen ustedes el resto.

Las casas son del gobierno, los autos también. Si el gobierno te da un auto por tu trabajo, no podés trasladarte de un punto al otro sin levantar a la gente que esté esperando. Repito: no es tu auto, es del gobierno y ellos deciden. Hay muy poco transporte público y antiguo.

Me estoy acordando de datos interesantes: ningún ciudadano de los EEUU puede ingresar a Cuba ni como turista; entonces se llena de canadienses, europeos, lituanos, coreanos… cualquier cosa menos estadounidenses. Para ingresar te exigen una visa que es un papelito suelto que no deja registro. Saben que en algunos países puede ser problemático volver de viaje con un sello de Cuba en el pasaporte, y tienen la gentileza de no sellártelo, salís de tu país y volvés, pero tu pasaporte no dice dónde estuviste. Así logran que el turista vuelva sin problemas. Por eso cada vez que un desubicado me quiere cuestionar algo sobre Cuba, le pregunto de qué color es el sello que le pusieron en el pasaporte al ingresar. Si responde azul o negro, nunca pisó Cuba.

De más está contarles que cada escuela, hospital o edificio al que le puedan poner nombre, le ponen el de José Martí, Máximo Gómez, Antonio Maceo, o cualquier variante de Fidel y sus amigos. El aeropuerto se llama José Martí, por ejemplo. Las viviendas se caen a pedazos, pero la propaganda (estilo 1950, porque no conocen otra) llena cada paredón con grandes pintadas de rostros y banderas; por donde mires, hay un mural. Podrían usar esa pintura para hospitales o escuelas, pero no, todo propaganda. Subís al vuelo y ahi está en papel GRANMA, el único diario. Diario es una forma de decir, en realidad es el boletín oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. Si los cubanos pudieran leer cómo es el mundo fuera de ese Truman Show, harían una revolución en un año. Pero no pueden, es una isla y controlan todo.

En mi primer viaje quería saber por qué ese fanatismo de Cuba con el Che Guevara. Hasta que fui al mausoleo. Donde mires (fuera del hotel) ves pobreza estructural, atraso, ignorancia sobre el mundo actual, pero llegás al mausoleo y es un lujo inmoral.

Le pregunté al primer guía que me llevó de Cayo Coco a Trinidad y Cienfuegos si los turistas podíamos conocer desde afuera Guantánamo (de curiosa). Hizo parar al bus, me hizo bajar y me llevó con dos que estaban en una esquina, les dijo que yo quería conocer Guantánamo y me empezaron a interrogar de modo poco amable sobre mi interés en la base de Guantánamo, si tenía familiares en EEUU y cosas asi. Creo que nunca mas volví a preguntar ni donde queda la base de Guantánamo. Tienen un nivel de paranoia atroz con el “imperio”.

Yo fui en una epoca en la que trabajaba en adicciones, y obviamente pregunté si tenían ese problema ahi tambien. Me dijeron que drogarse está prohibido, es delito, te llevan preso. Despues de un par de dias me di cuenta: no tendrían ni con qué drogarse, aunque quisieran.

Dato: cosas que usamos cotidianamente y que muchos cubanos no usaron en su vida: papel higiénico, papel de cocina, pañuelos descartables, envases descartables, pañales descartables o toallitas, desodorante, dentífrico, traje de baño.

¿Que países le harían préstamos a un país como Cuba? Argentina, desde ya. Hace 46 años estamos tratando de cobrarles.

Agrego un detalle: Cuba es riquísima en petróleo. Varios de sus deudores propusieron como forma de pago, instalar bases para extracción. Pero claro, cuando todo está funcionando, quizás te lo expropian. Así son las dictaduras, les vale mierda matarte de hambre.

Esto es parte del impresionante hilo escrito por esta usuaria de twitter que se puede ver completo aquí, con más fotos, testimonios externos y algún que otro desubicado o desubicada de izquierda diciéndole que “destila odio”.